HOLZGAU PUENTE COLGANTE – CASTILLO NEUSCHWANSTEIN

¡Buenos días! Qué suerte estamos teniendo con el tiempo! Hoy hace un día muy soleado así que vamos a aprovechar el día todo lo posible.

Hoy nos levantamos en Ichgl y vamos dirección a Holzgau, donde visitaremos su puente colgante y su gran cascada que atraviesa grandes montañas rocosas las cuales son aprovechadas para hacer vías ferratas de todos los niveles, vamos a ver qué tal es.

Empezamos a subir por el camino ancho asfaltado en el que vemos que es apto para todos los niveles, ya que por delante nuestro hay unos ancianos dando un paseo a su ritmo, les adelantamos dándoles un gran saludo, ya que el camino tiene bastante desnivel.

  

Seguimos hasta el puente colgante a un buen ritmo para poder encontrarnos con ese momento tan especial de vértigo libre de personas en el puente colgante y sentir como se mueve al pisarlo jiji Vemos la gran caída al vacío, se ve el pueblecito y se oye la cascada pero no se logra ver, ¡que lastima! aunque el río si pasa por debajo. Es de admirar.

  

Vamos a saber algunos datos técnicos del puente colgante de Holzgau.
Tiene un total de 200,5 metros de largo y aprox. 105 metros de altura. Su ancho es de 1 metro y está cubierto con rejillas. Altura de pasamanos: 130 centímetros y LED iluminado por la noche. Está habilitado para que hasta un alrededor de 630 personas pudiesen estar en el puente; finalización de la construcción a finales de octubre de 2011. Su objetivo principal es el de atraer a más turismo a Holzgau y al valle de Lechtal y así con el tiempo hacer que sea un destino más popular. Crear un destino de excursionismo, donde pasar unas vacaciones, parar a pernoctar y dar a conocer su ruta Lechweg de 125km de longitud.

  

Una vez acabamos de cruzar el puente seguimos por un sendero que hace zigzag muy fácil y marcado que hace que subamos un poquito más y justo ya empezamos a llanear hasta que encontramos de nuevo un camino ancho de tierra en el que podemos ver ya la cascada desde arriba. Viendo estas fabulosas vistas te dan unas ganas inmensas de bajar, como me ha pasado a mí jajaja pero vimos la bajada que había y fuimos xino xano, al ser de arena hay que tener cuidado pero está muy conservado. Nos encontramos una familia haciendo vía ferrata, estuvo entretenido, porque había unas niñas bastante pequeñas aprendiendo, ¡claro que sí! ¡Hay que aprender de todo! Y justo un poquito más abajo nos encontramos la cascada que desprendía bastante agua, bajaba entre dos grandes rocas entre las que se les cruzaban los cables de la vía ferrata, impresionante adrenalina ¿no crees? algún día tengo que probarlo… sisi! ¡Lo tenemos pendiente para este año!

    

Siguiendo el camino del agua del río te encuentras con una Central hidroeléctrica en la que no se puede entrar pero si se puede ver por fuera a través de sus ventanas iluminadas cuando justo te acercas. Es muy interesante verlo porque está en activo y puedes ver cómo funciona. También tiene paneles informativos.

  

Y, ¿sabéis que es lo mejor? Cuando ves lo recorrido una vez ya estás abajo, cuando estamos a punto de llegar al coche, en este caso, miras hacia arriba y ves el grandioso puente colgante, ese que en el momento de poner un pie encima te da vértigo, ese que en un primer momento te hace estremecer o sentir como un/a niño/a pequeño/a.

Hay que decir que visitar este pueblo y cruzar el puente colgante de Holgau es gratuito, sabemos que pocos kilómetros más arriba hay otro que se llama Higline179 que sí que es de pago, que más adelante visitaremos pero pudimos visitar éste con anterioridad y, ¡la verdad que fue magnífico!  ¡Os lo recomiendo!

Hacemos una parada donde logramos hacernos un huequecito para hacer una pausa para comer en un bonito río de Austria donde estaban haciendo unas obras de mejora para el cauce del río.

A continuación damos un salto a Alemania por un tiempo corto para ir a Hohenschwangau, donde se encuentra el Castillo Hohenschwangau que era la residencia real de verano de la familia Bavarian y el Castillo Neuschwanstein que era el castillo de cuento del Rey Luis II de Baviera.  Lo mandó construir en 1866. Su nombre original era “Nuevo castillo de Hohenschwangau”, ​ en honor al castillo donde el Rey pasó gran parte de su infancia. El nombre fue cambiado después de su muerte. El castillo de Neuschwanstein se construyó en una época en que los castillos y las fortalezas ya no eran necesarios desde el punto de vista estratégico. Nació en la imaginación de Luis II como una pura fantasía romántica de un castillo medieval idealizado. El castillo es una composición de torres y muros que pretendía armonizarse con las montañas y los lagos. Está situado sobre el desfiladero de Pöllat en los Alpes Bávaros y se alza sobre el castillo de Hohenschwangau y los lagos Alpsee y Schwan. Combina varios estilos arquitectónicos y en su interior nos deslumbra con múltiples piezas de artesanía no menos fantásticas.

Castillo Neuschwanstein

    

 

 

 

Castillo Hohenschwangau

 

 

Como decíamos antes, los castillos se encuentran en Alemania, muy cerquita de Austria, y para llegar hasta aquí no hay que pagar la Viñeta. Nos sirvió la misma ya que fuimos por carreteras comarcales. Así que quisimos aprovechar la cercanía para poder visitarlo.

Nada más entrar a la zona turística nos encontramos varios parkings y vemos que la zona más plana es la más alta y la que está más cercana al lago, el lago se encuentra al final del todo. Entramos en ese parking y cuesta 6€ para turismos todo el día, el precio variaba para autocaravanas. Hay que decir que a partir de las 18/19 h en Austria todo el mundo ya están en sus casas y en ese parking ya no vigilaba nadie a esas horas y nosotros ya nos quedamos a dormir esa noche aprovechando que fuimos esa tarde a visitar el castillo.

El camino hasta el castillo está muy cuidado, es todo camino ancho y asfaltado. Hay unos caballos que por un precio económico de 1,5€xp adultos y 0,50€xp niños te llevan en unos carruajes muy bonitos de la época, estaban muy logrados. También hay unos autobuses que te desplazan hasta la parte principal, por la zona de parkings desde el pueblo. Una vez estábamos en el castillo, pudimos ver que muchas personas venían solo a ver ese castillo, había cola esperando a entrar, incluso para visitarlo.

Encontramos a unos españoles buscando audio-guías e información y vimos que ya no había tikets para comprar, así que visitamos el castillo hasta donde pudimos por las murallas y los jardines y le dimos la vuelta para poder verlo por el otro lado, hacer la foto bonita del lago y ver sus murallas.

Os dejo aquí la pagina web principal.

También tiene posibilidad de pasar un puente colgante  que hay en frente para poder tener una visivilidad del bosque que rodea el castillo y un desfiladero, pero parece que estaba en obras o cerrado por algún motivo. Fuimos a buscar un camino para poder verlo y fue espectacular la vista que encontramos sin saber que la íbamos a encontrar. Para encontrar un camino distinto de bajada tranquilo vimos que había un camino de tierra entre arboles otoñales, muy bonito por cierto, hace bastante pendiente pero la verdad que antes que bajar con toda la gente, los caballos y coches por la asfaltada, me gustó mucho más.

Después hicimos un poco de merienda y fuimos a ver otro castillo que hay en frente, justo al lado del parking donde tenemos el coche Castillo Hohenschwangau. Éste no se puede visitar ya que está cerrado, pero es admirable su entrada ya que tiene unas bonitas escaleras y un jardín muy bonito. Es de otro estilo diferente absolutamente al que habíamos visto anteriormente.

¡Uy! ¡Que se nos va el sol! Y fuimos al lago Alpsee Kessel a ver el atardecer mientras caía el sol por detrás de las montañas de detrás del lago. (Aunque me echaron bronca por entretenerme mirando los castillos) jajaja Pero mereció la pena. Fue un momento muy bonito y especial viendo caer el sol y observando el cambio de colores del lago, los patos y cisnes jugueteando con las cuatro personas que quedaban por allí, la gente ya se retiraba y poco a poco y notando la brisa que cada vez refrescaba más… A de más los patos y cisnes que van por el lago no son nada asustadizos y son muy amigables jajaja ya veréis en el video porque lo digo.

Dormimos en el mismo parking de los castillos. Rellenamos agua esa misma noche en una fuente que hay en la esquina de éste parking porque no teníamos nada de agua antes de mover el coche hacia el final del parking y fue genial. Sin problemas. ¡Buenas noches!

PD: Se pueden observar los castillos con iluminación de una forma muy cercana y especial desde el parking en el que dormimos. Sin problemas.

 

RUTA WIKILOK HOLZGAU PUENTE COLGANTE

 

PERNOCTA

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *